Monarca Games
Skip

Xibalba

Segun el Popol Vuh, libro sagrado Maya, nuestro Universo esta formado por tres niveles: El Cielo, la Tierra y el Inframundo. El cielo era concebido como una pirámide de trece niveles. La Tierra como un tablero rectangular, y el Inframundo como una pirámide invertida de 9 niveles.

La vida y la muerte, la creación y la destrucción, coexistían y se complementaban en una oposición dinámica. Estos ciclos se desenvolvían en este espacio cósmico estratificado, entre las ramas, troncos y raíces de una Ceiba gigantesca, un árbol sagrado cuyas ramas se elevan al cielo y sus raíces penetran hasta el inframundo. El tronco de éste árbol representa el lugar donde viven los seres humanos. Ubicado en el centro del universo, este árbol sagrado conectaba los diferentes niveles cósmicos y era el lugar del acto primordial de la creación.

El inframundo, también llamado Xibalba, era una región cósmica oscura, un lugar físico subterráneo al que daban acceso ríos, fuentes de agua, cenotes, fosas rocosas y cuevas. Este lugar fue habitado y mandado por los dioses de la muerte. Era el lugar donde las almas de los muertos caminaban en busca del renacimiento.

Los mayas creían en la vida después de la muerte, como una parte fundamental de un ciclo constante de creación, destrucción y renovación. El alma de los muertos debía viajar a través del Xibalba y luego unirse a los antepasados, asegurando así la renovación del Universo. El Xibalba era concebido como el reino de la muerte, tinieblas y oscuridad. Este reino de desolación y sufrimiento era también fuente de vida y de renacimiento eterno.

Facebook Twitter
Skip to toolbar